Translate

jueves, 30 de julio de 2015

Javier Cercas: "La catástrofe de España es que se ha maltratado a fondo a los maestros"

El escritor Javier Cercas ha considerado hoy que "la catástrofe de España, desde el siglo XVI, es que se ha maltratado a fondo a los maestros" en lugar de darles el lugar de prestigio que se merecen por ser los responsables de la educación de los jóvenes.
El autor cacereño afincado en Gerona ha hecho esa reflexión esta mañana en Cartagena, donde ha participado en un encuentro con 600 jóvenes lectores en el marco del Premio Mandarache, un proyecto municipal de fomento de la lectura galardonado este año con el Premio Nacional de Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura.
Cercas fue el ganador de la pasada edición de ese premio por la novela 'Las leyes de la frontera', y ha regresado a la ciudad para abrir los encuentros con autores en el décimo aniversario del certamen y presentar a los jóvenes lectores su última obra, 'El impostor'.
El autor se ha considerado "fan" de este proyecto que hace que cada año miles de jóvenes y adolescentes lean diferentes libros y voten a sus favoritos, además de participar en encuentros con los autores y mostrando un interés que difícilmente se logra en ese tipo de público, ha dicho.
Por ello, ha agradecido la labor de los profesores que participan en el proyecto de manera altruista para motivarles hacia la lectura y lograr un "desmentido rotundo de que a los jóvenes no les interesa la literatura".
"Eso es una tontería. Es como decir que no les interesa el jamón de jabugo o el sexo, lo bueno le interesa a todo el mundo. Somos los adultos los que muchas veces somos incapaces de descubrirles que la literatura es heavy metal, es rock&roll, es dinamita", ha subrayado.
Por eso, ha insistido en el relevante papel de los maestros y profesores para acercar los libros a los jóvenes, y ha opinado que "la literatura es el mejor instrumento para crear hombres y mujeres libres" y para lograr que las personas "vivan más, de forma más intensa y más compleja".
Por otra parte, ha negado que deba haber una literatura específica para el público juvenil ya que, a su juicio, los intereses de los lectores no dependen de la edad, sino de sus gustos.
"Me molesta mucho que se trate a los adolescentes como si fueran medio memos, porque no lo son, son capaces de entenderlo todo, y algunas cosas mejor que los adultos", ha dicho al respecto.
Sobre 'El impostor', ha señalado que ha intentado escribir esa novela de manera que sea "fácil de leer pero difícil de entender" ya que, para él, "el libro ideal es aquel en el que se pasan las páginas rápido, sin parar, aunque al final sientas que te has perdido algo".

La próxima semana se encontrarán en Cartagena con los lectores del Premio Mandarache las escritoras Clara Sánchez y Rosa Montero, las dos únicas mujeres que ha recibido el galardón a lo largo de los nueve años de historia del certamen.
Publicado en HOY de España: http://www.hoy.es/culturas/libros/201412/12/javier-cercas-catastrofe-espana-20141212133112.html

miércoles, 29 de julio de 2015

"La Luciérnaga Furiosa" de Baja California no es anónima

Saludos Maestro   Luis.
El caso es que   en el sindicato del SETE  del que nos desprendimos  del SNTE  por los motivos que has de  haber leido  en  el  envío de Junio en el que narro  como  Hector Manuel Lara Moreno le  asignó la elección al CEN del SNTE  y Elba Esther Gordillo lo desconoció, y aliada  con los gobernadores panistas   Eugenio Elorduy  y  Osuna Millán, nos acosaron a los que lo seguimos   para  crear un  sindicato independiente del SNTE  que es el SETE  Sindicato Estatal  de Trabajadores de la Educación, que actualmente tiene   contrato colectivo toma de nota y padrón oficial de acuerdo a la Ley del servicio civil del estado de Baja California cosa que la sección 37 estatal adherida al SNTE no tiene nada de eso como TODAS las secciones estatales creadas   a mediados de los  50, por las razones que he expuesto en  algunos escritos, pues bien este sindicato de maestros  independiente dentro de su  organización no tiene aún un medio de   difusión  y utiliza como medio  el periódico de los jubilados que es el   que  difunde  las notas del sindicato  y en la comisión editorial   el responsable de las notas  soy yo, porque en mi vida de activo  siempre trabaje   yo los medios de difusión en las luchas  contra los dirigentes  charrificados  que solo  trabajaban para   su grupo sindical olvidando que se debían a las bases  magisteriales elabore  varios periódicos  gremiales en mi vida activa: Tribuna, Juicio Critico, Regeneración, información y propuesta, cambio democrático y tal vez por eso me  eligieron   como  responsable del formato y el diseño del periódico de jubilados  y dentro de  ese formato  yo escribo  siempre una nota   en cada mes, sin embargo  faltaba quien  escribiera  las notas periodísticas o sea una síntesis mensual de las noticias de los periódicos nacionales y locales referentes a los asuntos educativos, y  yo me ofrecí a   hacerla pero como seria muy redundante  escribirles dos  notas por mes a los compañeros del sindicato  opte por  darle un  nombre de la Luciérnaga furiosa y naturalmente  que si   mi posición no de ahora sino desde  que inicie mi  ejercicio docente  siempre  estuve en el plan de que el sistema de  compadrazgo y de que el sindicato otorgara las posiciones, las plazas y las promociones por medio del amiguismo, de la barba de la  llamada disciplina sindical  no era justo, porque  conocí  muchos maestros  que de acuerdo a mi percepción  merecían  dirigir una escuela, una zona, o tener  promociones de acuerdo a su trabajo, y los que la recibían eran los que se dedicaban a la  grilla, o los  compadres o los amigos o los integrantes de  los grupos sindicales en el poder, naturalmente que con esa educación laboral mi posición siempre fue de que  para  promociones de los maestros  los que deberían ser los  jurados deben ser los tres principales  actores del proceso educativo que  son; los maestros los padres de familia y los alumnos, pero no el compadrazgo, el amiguismo, el montón de papeles  de acciones inventadas que eran lo que validaba el escalafón  y eso si el secretario general en turno  lo validaba porque de no ser así  te bloqueaban cualquier promoción  y te consideraban   "enemigo del sindicato"  solo por no ser  servil o disciplinado a las decisiones del dirigente. Nunca estuve de acuerdo con ello tal vez por eso al  reformarse la educación y al  hacerse las reformas estructurales me ha parecido una forma mas justa de que un  ciudadano acceda a una plaza de maestro, y un maestro accesé a  una  promoción sin amiguismos ni  compadrazgos o ser parte simplemente de grupos sindicales en el poder, yo trabaje en el sistema educativo 32 años nunca participe en   escalafón me jubile como director de una  secundaria estatal trabaje en  primarias, trabaje como  alfabetizante y actualmente trabajo en la Universidad Autónoma de Baja California y con mi experiencia como docente  te debo decir que siempre soñé  con que  en alguna ocasión el sistema de ingreso y promoción  fuera parejo   y aunque este sistema no  toma en cuenta  a los principales  actores del proceso E-A que son maestros alumnos y  padres de familia  creo que es mas justo que aquel  en que los dictadores de horca y cuchillo  que son los dirigentes sindicales autoritarios  sean los que decidan discrecionalmente los que ingresan o los que son proporcionados de un sistema  a otro yo  apoyo este sistema que puede dar paso a  otro mejor, el anterior ya estaba   anquilosado  y viciado.
Explico lo anterior  porque si yo   saco  las notas de los periódicos nacionales, y locales  de la pagina de SEP  si tengo que leer los cambios estructurales, las reformas de las leyes y la pagina de SEP  es obvio que tengo que darle  tendencia para abonar lo  que creo es  correcto pero eso no riñe con  la tendencia del sindicato  en el SETE  que es el sindicato que   tenemos están en contra de las leyes  reformadas y en contra de que ya el sindicato no sea el que decide promoción e ingreso, aunque sean reformas irreversibles porque son estructurales. Sin embargo yo muchas veces les he  patentado mi opinión personal pero eso no hace que cambien su posición y a fin de cuentas eso es bueno porque hay pluralidad en las opiniones porque yo argumento la mía. Te explico estoy porque quien saca las notas de las  noticias  soy yo porque soy el responsable del formato de los periódicos  así que no tengo  tampoco ningún inconveniente de que   si lo crees conveniente las notas de La Luciérnaga Furiosa   son mías, y puedes majarlas de sea manera si no se te hace muy redundante de que escriba dos notas en un  mismo periódico... te agradezco  tus escritos y  los vamos a seguir  publicando  el periódico sale cada mes  por eso  de los que envías  cada  semana o dos semanas  regularmente  tomo el ultimo par enviarlo a editar en el periódico. Nota no te envió  el periódico completo porque lamentablemente  los compañeros que  trabajan el  periódico  son a la anti-guita  y no se meten con las tics lo editan aún en imprenta  o copiadora y  yo no tengo  tiempo de   escanearlo  par enviarle eventualmente cuando tengo tiempo me dan uno y lo escaneo  y lo envió  pero todo es eventual, no es puramente yo envió los escritos los revisan por  los errores de dedo y los imprimen. Saludos  maestro. 

Afinidades entre la encíclica sobre “el cuidado de la Casa Común” y la “Carta de la Tierra, nuestro Hogar” Leonardo Boff

Afinidades entre la encíclica sobre “el cuidado de la Casa Común” y la “Carta de la Tierra, nuestro Hogar” Leonardo Boff

2013-07-28



La encíclica “Cuidado de la Casa Común” y la “Carta de la Tierra” tal vez sean los dos únicos documentos de relevancia mundial que presentan tantas afinidades comunes. Tratan del estado degradado de la Tierra y de la vida en sus varias dimensiones, fuera de la visión convencional que se restringe al ambientalismo. Se inscriben dentro del nuevo paradigma relacional y holístico, el único, así nos parece, capaz de darnos todavía esperanza.
La encíclica conoce la Carta de la Tierra que cita en uno de los puntos más fundamentales: «me atrevo a proponer nuevamente su precioso desafío: como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo» (nº 207). Ese nuevo comienzo es asumido por el Papa. Enumeremos, entre otras, algunas de esas afinidades. 
En primer lugar aparece el mismo espíritu que atraviesa los textos: de forma analítica, recogiendo los datos científicos más seguros, de forma crítica, denunciando el actual sistema que produce el desequilibrio de la Tierra, y de forma esperanzadora, apuntando salidas salvadoras. No se rinde a la resignación sino que confía en la capacidad humana de forjar un nuevo estilo de vida y en la acción innovadora del Creador, “soberano amante de la vida” (Sab 11,26). 
Hay un mismo punto de partida. Dice la Carta: «Los patrones dominantes de producción y consumo están causando devastación ambiental, agotamiento de recursos y una extinción masiva de especies» (Preámbulo, 2). Repite la encíclica: «basta mirar la realidad con sinceridad para ver que hay un gran deterioro de nuestra casa común… el actual sistema mundial es insostenible desde diversos puntos de vista» (n. 61). 
Hay la misma propuesta. Afirma la Carta: «Se necesitan cambios fundamentales en nuestros valores, instituciones y formas de vida» (Preámbulo, 3). La encíclica enfatiza: «Toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad» (n. 5). 
Una gran novedad, propia del nuevo paradigma cosmológico y ecológico, es esta afirmación de la Carta: «Nuestros retos ambientales, económicos, políticos, sociales y espirituales, están interrelacionados y juntos podemos forjar soluciones incluyentes» (Preámbulo, 3). Hay un eco de esta afirmación en la encíclica: «hay algunos ejes que atraviesan toda la encíclica: la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta, la convicción de que en el mundo todo está conectado, la invitación a buscar otros modos de entender la economía y el progreso, el valor propio de cada criatura, el sentido humano de la ecología y la propuesta de un nuevo estilo de vida» (n. 16). Aquí toma valor la solidaridad entre todos, la sobriedad compartida y «pasar de la avidez a la generosidad y a saber compartir» (n. 9). 
La Carta afirma que «hay un espíritu de parentesco con toda la vida» (Preámbulo 4). Lo mismo afirma la encíclica: «Todo está relacionado, y todos los seres humanos estamos juntos como hermanos y hermanas… y nos unimos también, con tierno cariño, al hermano sol, a la hermana luna, al hermano río y a la Madre Tierra» (n. 92). Es la franciscana fraternidad universal. 
La Carta De la Tierra enfatiza que es nuestro deber «respetar y cuidar de la comunidad de vida… respetar la Tierra en toda su diversidad» (I,1). Toda la encíclica, comenzando por el título “cuidar de la Casa Común” hace de ese imperativo una especie de ritornelo. Propone «alimentar una pasión por el cuidado de mundo» (n. 216) y «una cultura del cuidado que impregne toda la sociedad» (n.231). Aquí surge el cuidado no como mera benevolencia puntual sino como un nuevo paradigma, amoroso y amigo de la vida y de todo lo que existe y vive. 
Otra afinidad importante es el valor asignado a la justicia social. La Carta mantiene una fuerte relación entre ecología y «la justicia social y económica» que «protege a los vulnerables y sirve a aquellos que sufren» (n.III,9 c). La encíclica alcanza uno de sus puntos altos al afirmar «que un verdadero planteo ecológico debe integrar la justicia para oír tanto el grito de la Tierra como el grito de los pobres» (n.49; 53). 
Tanto la Carta de la Tierra como la encíclica subrayan contra el sentido común vigente que «cada forma de vida tiene valor, independientemente de su uso humano» (I, 1, a). El Papa reafirma que «todas las criaturas están conectadas, cada una debe ser valorada con afecto y admiración, y todos los seres nos necesitamos unos a otros» (n.42). En nombre de esta comprensión hace una vigorosa crítica al antropocentrismo (nn.115-120), pues solamente ve la relación del ser humano con la naturaleza usándola y devastándola y no al contrario, olvidando que él forma parte de ella y que su misión es la de ser su guardián y cuidador. 
La Carta de la Tierra formuló una definición de paz de las más felices que han sido elaboradas por la reflexión humana: «la plenitud que resulta de las relaciones correctas consigo mismo, con otras personas,  con otras culturas, con otras vidas, con la Tierra y con el Todo del cual somos parte» (16, f). Si la paz, según el Papa Pablo VI, es «el equilibrio del movimiento» entonces la encíclica dice que el «equilibrio ecológico tiene que ser el interior con uno mismo, el solidario con los demás, el natural con todos los seres vivos, el espiritual con Dios» (n.210). El resultado de ese proceso es la paz perenne tan ansiada por los pueblos. 
Estos dos documentos son faros que nos guían en estos tiempos sombríos, capaces de devolvernos la necesaria esperanza de que todavía podemos salvar la Casa Común y a nosotros mismos.            

lunes, 27 de julio de 2015

Profesores; creativos en su trabajo y en la lucha por sus derechos Alberto Heredia Castillo

El gerente de un mineral en Moris, me decía que en la secundaria, los alumnos no aprendían a redactar informes y que no entendían los formatos que los supervisores manejaban.

Esto lo recordé viendo los formatos que los profesores tendrán que llenar para justificar su trabajo y los aprendizajes de sus competentes alumnos.

En los años setenta, cuando se vino una reforma que presagiaba lo que hoy sucede, los formatos de la preparación mensual, semanal y diaria, se llenaban con números y letras. 

Ni uno entendía lo que llenaba, menos el director y menos el supervisor, los informes de fin de cursos se tenían que llenar usando una nomenclatura muy similar a la que se usaba en las maquiladoras. 

Dice la teoría marxista que despojar al trabajador de la esencia de su trabajo, es el primer paso de la enajenación que surtirá efecto en la sumisión y la docilidad de la sociedad.

No es la "Evaluación" el fondo de las reformas, eso, la examinación, es apenas el principio.

Los profesores tienen necesidad de ser muy creativos, no solo en su trabajo diario, sino en la lucha por sus derechos.

¡Tan "bonito" todo! Álvaro Cueva


No le voy a mentir, estoy muy molesto con lo que le está pasando a nuestros maestros, no nada más en Oaxaca, en todo México.
¿Por qué medio mundo dice que son unos holgazanes, ignorantes y corruptos que viven de nuestros impuestos?
Primero, si esto fuera un concurso de holgazanería, ignorancia y corrupción de gente que vive de nuestros impuestos, muchas de las personas que más están atacando a nuestros maestros les ganarían.
Y, segundo, aquí no se está jugando el futuro de la educación en México, se está jugando nuestro futuro.
Se lo voy a explicar con una historia personal: la mía.
Soy un adulto de 47 años. Trabajo formalmente desde los 18. ¿Qué significa esto? Que pago impuestos desde que comencé a laborar en enero de 1987.
Cuando empecé en esto, la gente obtenía un empleo y, con ello, recibía prestaciones.
¿Como cuáles? Como Seguro Social, un fondo para la pensión, facilidades para obtener un crédito hipotecario y vacaciones, por mencionar las más obvias.
¿Sabe usted cuál de todas las empresas para las que he trabajado desde entonces me ha dado Seguro Social? Ninguna.
¿Sabe usted cuánto tengo ahorrado en mi fondo de pensión? Ni un peso.
¿Y mi crédito del Infonavit? ¡Cuál! Nunca lo he tenido. ¿Vacaciones? ¡Por favor! Si dejo de escribir, me dejan de pagar. O sea, no tengo derecho a vacaciones.
Como yo nunca he gozado de nada, ya sé a qué atenerme. Por eso me da mucho “gusto” cuando me suben los impuestos, cuando se devalúa la moneda y cuando los cobradores me buscan con más rabia que a El Chapo.
¡Pero qué cree! Muchos de mis compañeros de generación sí obtuvieron un empleo de verdad desde aquellos tiempos y llevan años disfrutando de sus prestaciones.
Imagínese que un buen día alguien les saliera con la novedad de que como son unos holgazanes, ignorantes y corruptos, sus prestaciones van a depender de un examen.
Deje usted que si el examen es bueno, malo, si tiene alguna finalidad oculta o si solo es un pretexto porque de cualquier manera los van a despedir.
¿Cómo se sentiría usted si después de tantos años lo obligaran a vivir eso?
Una evaluación no estaba en su plan de vida, jamás se los dijeron cuando los contrataron. ¿Cómo se sentiría?
A esto súmele el ataque constante de los especialistas, de un alto porcentaje de medios de comunicación y de gente que ni siquiera tiene vela en este entierro pero que es muy buena para insultar.
¿Cómo se sentiría? ¿Qué haría si de repente le avisaran que se va a quedar sin nada, que va a perder todo lo que le prometieron y si, entre notificación y notificación, lo insultaran y lo etiquetaran como con ganas de que jamás pudiera encontrar trabajo en ninguna otra parte?
Bueno, así se sienten miles de maestros mexicanos.
No solo les están jugando chueco. Ahora resulta que son los causantes de las peores desgracias nacionales. Ellos, los maestros. Ellos y nada más ellos.
Yo no sé si usted tenga un muy buen empleo o si goce de muchas maravillosas prestaciones.
Pero de todo corazón le deseo que cuando llegue a mi edad, no llegue en las condiciones en las que estoy llegando, que son las mismas que se van a poner de moda cuando diferentes instancias derroten a esos holgazanes, ignorantes y corruptos que viven de nuestros impuestos.
Despidámonos de los derechos laborales. Recibamos una nueva era donde cada quien se va a rascar con sus propias uñas a pesar de cualquier aportación. ¡Tan “bonito” todo!
¡Atrévase a opinar!
alvarocueva@milenio.com

domingo, 26 de julio de 2015

Don Gilberto Bosquez en la efemérides legislativa Luis Hernández Montalvo


El Diputado del PRI; el inculto Filiberto Guevara González, deletreando un texto que alguno de sus asesores se fusiló de Wikipedia; ha querido lucirse con una oratoria atropellada, masticando las palabras como si tuviera trapo en la boca, en el que intentó decir que don Gilberto, es paisano suyo, del Distrito 14, de Chiautla de Tapia, Puebla.

 El 22 de julio de 2015, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, celebró el CXXIII Aniversario del natalicio del profesor Don Gilberto Bosques Saldívar y el XX aniversario luctuoso del hombre que salvó la vida de miles de seres humanos amenazados por el nazi fascismo en la Europa de la primera mitad del siglo pasado. 

Las intervenciones de los legisladores fueron interrumpidas en dos ocasiones porque nadie le ponía atención a los anónimos legisladores, algunos como el diputado del PRI, era su primera y seguramente, única intervención en el Parlamento. 

Lo mismo ocurrió con la diputada del PAN, que se olvidó por un momento de sus fobias históricas para hablar muy bien de don Gilberto y del gobierno del Presidente Lázaro Cárdenas del Río, de su política exterior.

En los aniversarios de don Gilberto, fue un acto deslucido que solo provocó bostezos e indiferencias; a pesar de los reiterados llamados del Presidente del Senado, mientras en Europa y Medio Oriente, Don Gilberto Bosques es un ejemplo ético del más grande respeto.  

viernes, 24 de julio de 2015

Para entender el fenómeno de la crisis Leonardo Boff

Para entender el fenómeno de la crisis Leonardo Boff

2013-07-24



Raramente ha habido en la historia tanta acumulación de situaciones de crisis como en el momento actual. Algunas son coyunturales y superables. Otras son estructurales y exigen cambios profundos, como por ejemplo, la reforma política y tributaria brasilera. Pero hay una crisis que se presenta sistémica y que recubre toda la Tierra y la humanidad. Es una crisis ecológico-social. La percepción general es que la Tierra viva no puede continuar así como se encuentra, pues nos puede llevar a un cuadro de tragedia con desaparición de millones de vidas humanas y porciones significativas de la biodiversidad. En su encíclica sobre “el cuidado de la Casa Común” el Papa Francisco dice sin rodeos: “lo cierto es que el actual sistema mundial es insostenible desde diversos puntos de vista” (n.61). En su peregrinación por los países más pobres de América Latina, Ecuador, Bolivia y Paraguay, el discurso de cambio estructural y la exigencia de un nuevo estilo de producir, de consumir y de habitar la Casa Común ha sido afirmado repetidamente como algo impostergable.
La crisis sistémica es grave porque carga dentro de sí la posibilidad de destrucción de la vida sobre el planeta y eventualmente la desaparición de la especie humana. Los instrumentos ya han sido montados. Basta que surja un conflicto de mayor intensidad o un loco fundamentalista del tipo del expresidente Bush para abrir las puertas del infierno nuclear, químico o biológico hasta el punto de no quedar nadie para contar la historia. No podemos subestimar la gravedad de esta última crisis sistémica y global. La actual crisis brasilera es un pálido reflejo de la crisis mayor planetaria. Pero incluso así es desastrosa para todos, afectando especialmente a aquellos sobre cuyos hombros se colocó la carga mayor de los ajustes fiscales para salir o aliviar la crisis: los trabajadores y los jubilados. 
Comulgamos con la esperanza del Papa Francisco: hay en el ser humano un capital de inteligencia y de medios que nos “ayudan a salir de la espiral de autodestrucción en la que nos estamos sumergiendo” (n.163). Y finalmente hay Alguien mayor, señor de los destinos de su creación, que es “el amante de la vida” (Sb 11,26). Él no permitirá que nos exterminemos miserablemente. 
En este contexto cabe una profundización sobre la naturaleza de la crisis para salir de ella mejores. Desde el existencialismo, especialmente con Sören Kierkegaard, la vida es entendida como un proceso permanente de crisis y de superación de crisis. Ortega y Gasset, en un famoso ensayo de 1942 titulado Esquema de las crisis, mostró que la historia, a causa de sus rupturas y reconstrucciones, posee la estructura de crisis. Esta obedece a la siguiente lógica: (1) el orden dominante deja de tener un sentido evidente; (2) reina la duda, el escepticismo y una crítica generalizada; (3) urge una decisión que cree nuevas certezas y otro sentido, ¿cómo decidir si no se ve claro?, pero sin decisión no habrá salida; (4) pero tomada una decisión, incluso con riesgo, se abre entonces un camino nuevo y otro espacio para la libertad. Se superó la crisis. Un nuevo orden puede comenzar. 
La crisis es purificación y oportunidad de crecimiento. No necesitamos recurrir al ideograma chino de crisis para saber ese significado. Nos basta remitirnos al sánscrito, matriz de nuestras lenguas occidentales. 
En sánscrito, crisis viene de kir o kri que significa purificar y limpiar. De kri viene crisol, elemento con el cual limpiamos el oro de las gangas, y acrisolar que quiere decir depurar y decantar. La crisis representa un proceso crítico, de depuración de lo esencial: sólo lo verdadero y sustancial queda, lo accidental y agregado desaparece. 
En torno y a partir de este núcleo se construye otro orden que representa la superación de la crisis. Esto se traducirá en un curso diferente de las cosas. Después, siguiendo la lógica de la crisis, este orden también entrará en crisis. Y permitirá, después de un proceso crítico de acrisolamiento y purificación, la emergencia de un nuevo orden. Y así sucesivamente, pues esa es la dinámica de la historia. 
La crisis posee también una dimensión personal, en varias situaciones de la vida y la mayor de todas, la crisis de la muerte. La crisis posee también una dimensión cósmica que es el fin del universo que para nosotros no acaba en la muerte térmica sino en una inconmensurable explosión e implosión hacia dentro de Dios. 
Entre tanto, todo proceso de purificación no se hace sin cortes y rupturas. De ahí la necesidad de de-cisión. La de-cisión lleva a cabo una cisión con lo anterior e inaugura lo nuevo. Aquí nos puede ayudar el sentido griego de crisis. 
En griego krisis, crisis significa la decisión tomada por un juez o un médico. El juez pesa y sopesa los pros y los contras y el médico ausculta los varios síntomas de la enfermedad. Sobre la base de este proceso toman sus decisiones sobre el tipo de sentencia a ser emitida o sobre el tipo de enfermedad a ser combatida. Ese proceso decisorio se llama crisis. Brasil vive, desde hace siglos, demorando sus crisis por faltarles a los líderes la osadía histórica de tomar decisiones que corten con el pasado perverso. Se hacen siempre conciliaciones negociadas con el pretexto de la gobernabilidad. De esta forma se preservan sutilmente los privilegios de las élites y nuevamente las grandes mayorías son condenadas a continuar en la marginalidad social. 
La crisis del capitalismo es notoria. Pero nunca se hacen cortes estructurales que inauguren un nuevo orden económico. Siempre se recurre a ajustes que mantienen la lógica explotadora de base, como ocurrió recientemente con Grecia. Bien dijo Platón en medio de la crisis de la cultura griega: “las cosas grandes sólo suceden en el caos y en la krisis”. Con la de-cisión, el caos y la crisis desaparecen y nace una nueva esperanza. 
Entonces se inicia un nuevo tiempo que, esperamos, sea más integrador, más humanitario y más cuidador de la Casa Común.